Explora el Cañón del Sumidero

A pocos kilómetros de la ciudad de Tuxtla Gutiérrez, capital del estado de Chiapas, se encuentra el cañón del Sumidero, obra de arte que a la naturaleza le ha costado miles de años labrar y que sin duda es de los más hermosos de América.

Es fácil llegar hasta este destino turístico. Desde la ciudad de Tuxtla o desde Chiapa de Corzo se puede contratar los servicios de empresas de turismo que ofrecen el recorrido tanto por los miradores como por el río Grijalva. Para contactar a las empresas pueden buscar en Internet o preguntar por estas en los hoteles, el precio del recorrido es de 450 pesos mexicanos (Hotel Tuxtla, miradores, Cañon del Sumidero, Chiapa de Corzo, Hotel) y dura aproximadamente cuatro horas. Consideramos que no es necesario reservar el plan con mucha anticipación debido a la gran oferta que existe.

sumidero_destino

Si deciden pernoctar en San Cristóbal de las Casas, también conseguiran el tour, pero tendrán que pasar por Tuxtla luego de una hora de viaje. Otra alternativa es usar el transporte público de la ciudad para llegar hasta el embarcadero del malecón que tiene un horario de 8 am a 4 pm (también está el embarcadero Unidad Deportiva; en Cahuaré: embarcadero Cahuaré y embarcadero Belisario Domínguez) y ya en este sitio pagar 190 pesos mexicanos para subirse a una lancha que hará el recorrido.

La vista desde los miradores es extraordinaria, desde arriba se aprecia como la montaña fue literalmente partida en dos por la naturaleza, se tiene una bella vista del valle y por supuesto de la portentosa altura del cañón. Es normal encontrar el sitio nublado, así que se necesita algo de paciencia y suerte para apreciar el fondo del cañón, en tal caso, la espera vale la pena.

En el último mirador podrán encontrar artesanías hechas con ámbar por gente del sector. El ámbar de Chiapas es famoso por su calidad y colorido; las joyas elaboradas son un accesorio perfecto a un buen precio.

Luego del paseo por las alturas, es momento de conocer el cañón, navegando el río que esta encerrado por este. Las embarcaciones son pequeñas y rápidas. El recorrido va hasta la represa del Chicoasén y regresa hasta el punto de partida, en total son dos horas de viaje. Por condiciones climáticas no pudimos llegar hasta la represa.

Durante el recorrido por el Grijalva estarán siempre acompañados de aves de diferentes especies, es curioso pero parecen acompañar las embarcaciones. Sí tienen suerte (no es necesario tener mucha) podrán ver monos araña en las copas de los árboles y cocodrilos a las orillas del río, ver estos animales en su hábitat es todo un espectáculo.

 Las paredes del cañón son majestuosas, en muchos puntos estas son prácticamente verticales y la altura puede llegar hasta los 1.000 metros, imaginen los diferentes microclimas que hay en un sólo sitio. A mitad de camino verán una caverna que sirve de capilla, en la que las personas del lugar ubicaron una virgen y en ciertas fechas se realizan peregrinaciones al lugar.

Ya casi terminando el recorrido podrán encontrar el “árbol de navidad”, una afortunada y hermosa configuración de musgos y helechos sobre una de las paredes del cañón que se asemeja a un árbol de pino. Como si no fuera suficiente lo llamativo de su forma, la vegetación atrapa la humedad y genera un rocío constante que embellece esta forma y hasta puede crear arco iris.

Finalmente les recomendamos llevar, bloqueador solar y un buen abrigo, por supuesto cámara fotográfica y toda la disposición para disfrutar del lugar.

Esta es la ruta que les presentamos para que conozcan el Cañon del Sumidero. Si ya conocen el sitio, pueden compartir su experiencia en los comentarios. Si piensan viajar a este lugar no duden en dejar sus preguntas.

Esperamos que su ruta sea mejor que la nuestra. Hasta una próxima.