Sumérgete en las aguas cristalinas de San Cipriano

Muy cerca a uno de los puertos marítimos más importantes de Colombia, en medio de la selva tropical del Pacífico, se encuentra la Reserva Natural San Cipriano, localidad privilegiada por la madre naturaleza por contar con uno de los ríos más puros del país.

Nuestra ruta para llegar hasta San Cipriano inicia desde la ciudad de Cali, se necesitan de dos a tres horas para llegar al corregimiento de Córdoba, zona rural de Buenaventura; no es posible dar una hora exacta debido a que en la vía se pueden encontrar con trancones provocados  por la construcción de la doble calzada. Desde el terminal de Cali, a tempranas horas de la madrugada y durante todo el día, pueden tomar un bus que los llevará hasta Córdoba, el valor aproximado es de 25.000 pesos Colombianos (COP); o pueden ir en carro particular y pagar parqueadero, el costo por 24 horas es de 14.000 COP; cabe advertir que es al aire libre.

Pero Córdoba es solo un punto intermedio para llegar hasta la reserva, desde aquí deberán contratar el servicio de una “brujita” que por 5.000 COP por trayecto y por persona los adentrará 7 km por la selva tropical hasta llegar a su destino final. ¿Y qué es una brujita?. Definitivamente no es una bruja joven; es un medio de transporte que las personas del lugar han adaptado para aprovechar las vías de tren. Esta conformada por una plataforma de madera con bancas, unida a una motocicleta que tiene su llanta trasera en contacto con los rieles, lo que le permite impulsarse. Es importante tener en cuenta que aunque el tren todavía transita por esta vía, la comunidad tiene ajustados los horarios de desplazamiento de las brujitas para no toparse con él en el camino, así que se puede viajar tranquilamente.

Ya en la reserva lo primero que deben hacer es conseguir hospedaje debido a que hacerlo con anticipación al viaje es difícil, mas no imposible. El precio de una habitación va desde 15.000 COP hasta 35.000 COP por persona, dependiendo de las comodidades que el hotel ofrece, como baño privado. Si prefieren, pueden alquilar un espacio para acampar, los precios van de 7.000 a 15.000 COP por carpa. Aunque no es necesario quedarse una noche en la reserva, lo recomendamos por las diferentes actividades que se pueden hacer.

La comida goza de una buena sazón, propia de la cocina del Pacífico en la que predominan los productos del mar, preparados en sancocho de pescado, ceviche de camarón, arroz con coco, diferentes tipos de pescados fritos, entre otros; los precios van desde 12.000 a 25.000 COP. También pueden probar bebidas propias de la región como tumbacatres, viche, arrechón, abre cucas o tomaseca, algunos calificados como afrodisíacos. Además, ofrecen alimentos que satisfacen todos los gustos.

Ya en el lugar, con buena comida y hospedaje, lo siguiente es disfrutar de la naturaleza. Pueden iniciar por sumergirse en las aguas cristalinas de los diferentes pozos que se forman en el río, no es necesario caminar tanto para llegar a uno, aunque entre más se alejen del pequeño poblado, menos personas habrán en el río. El domingo es visitado por más gente debido a la cercanía con Cali y Buenaventura, sin embargo, nunca habrán grandes tumultos gracias a las amplias zonas que tiene la reserva; pero si lo que quiere es un contacto más privado con la naturaleza, lo mejor será ir entre semana o el sábado.

A la entrada de cada pozo se advierte la profundidad que tiene. Si bien el río por lo general es muy bajo, hay áreas de gran profundidad, así que si no es un experto nadando y considerando que no hay salvavidas, lo mejor es no confiarse y alquilar un chaleco flotador que se consigue por 4.000 COP. Aprovechando la profundidad de los pozos, pueden trepar a árboles o peñas y lanzarse (o hacer el intento) al río o tirarse desde cuerdas luego de columpiarse. Como la profundidad varía tanto y esta puede ser engañosa debido a la transparencia de las aguas, lo mejor es cerciorarse muy bien del lugar de caída antes del salto.

Un plan muy recomendado es alquilar neumáticos por tan solo 5.000 COP y usarlos para navegar por el río. Para esta travesía, lo mejor es caminar lo más lejos posible del poblado. El recorrido es muy tranquilo, pero seguro se van a divertir mucho con algunos rápidos presentes en el camino, además, es la forma mas agradable de conocer absolutamente todos los pozos. El tiempo de la actividad depende de las paradas que se hagan para apreciar la belleza de algunos puntos, pero les aseguramos que tres o cuatro horas se pasan volando.

También pueden caminar por el sendero que los llevará a conocer tres cascadas conocidas como “el refugio del amor”, estas son pequeñas, pero tienen su encanto, y como el camino es prácticamente por la selva, podrán apreciar fauna y flora de la zona.

Finalmente, desde el pozo oscuro se puede tomar el sendero “la ventadora” para llegar a cascadas más grandes e igualmente espectaculares. El camino tiene una dificultad media por lo resbaloso del terrero, lo empinado de algunos sectores y a que prácticamente se camina en medio de la selva. Aunque el camino parece un sendero, hay puntos en los cuales se puede tomar una dirección equivocada, así que lo mejor es contratar un guía para que los oriente, ellos cobran de 5.000 a 10.000 COP por persona. El recorrido dura aproximadamente una hora de ida y otra de regreso.

Algunas recomendaciones que tenemos para hacer de su ruta una experiencia sin contratiempos son: llevar repelente y bloqueador solar, beber mucha agua, llevar zapatos con buen agarre, que sean cómodos y que sirvan para el agua, tener en cuenta que la humedad de la zona es de las más altas del planeta así que tomen las medidas necesarias para proteger sus equipos electrónicos y finalmente tener en cuenta que la señal celular es muy pobre, así que la mayor parte del tiempo estarán incomunicados. Les compartimos un video que muestra parte de nuestra experiencia:

Esta es la ruta que les presentamos para que conozcan la Reserva Natural San Cipriano. Si ya conocen el sitio, pueden compartir su experiencia en los comentarios. Si piensan viajar a este lugar no duden en dejar sus preguntas.

Esperamos que su ruta sea mejor que la nuestra. Hasta una próxima.