Visitando el hogar del cóndor: PNN Puracé

Cuando se habla del Parque Nacional Natural (PNN) Puracé se habla de una reserva de biosfera de 83.000 hectáreas en la cual nacen algunos de los ríos más importantes de Colombia: Cauca, Magdalena, Patía y Caquetá. Un sitio ideal para la observación de flora y fauna.

Nuestro viaje inició a las 8:00 AM en la ciudad de Popayán. Abordamos un bus que nos llevó unos kilómetros más adelante del municipio de Puracé, camino hacía La Plata (Huila). Recorriendo un camino angosto y que no es pavimentado llegamos hasta un resguardo indígena a las 10:00 AM, en donde dos personas pertenecientes a la Guardia Indígena se unieron a nuestro viaje para hacer las veces de guía. Este punto es un buen lugar para ir al baño y comprar agua y comida.

Lo primero que hicimos fue ir al mirador del cóndor, lugar sagrado para los indígenas, en donde dos ejemplares del ave nacional de Colombia aparecieron atraídos por la comida puesta por la guardia en la punta de una gran roca. Por media hora tuvimos que esperar a que aparecieran, esta espera no es sencilla ya que a 3.300 msnm la temperatura es baja y los vientos son fuertes; pero finalmente los vimos entre la neblina, imponentes como lo imaginábamos y planeando durante un tiempo antes de comer. Con las alas extendidas el cóndor puede llegar a medir 3,30 metros.

Luego de que los cóndores comieran llegó nuestro turno para hacerlo: cerca de ahí, en la mina de azufre del volcán Puracé se puede almorzar en el restaurante de los mineros. En este punto la comida se enfría mucho más rápido de lo que imaginan.

Dentro del PNN Puracé se encuentran once volcanes, de los cuales el más activo (y creo que el único) es el Puracé, que en quechua significa montaña de fuego. Esta cadena de volcanes ha ocasionado que a lo largo del PNN emerjan en pozos las aguas termales,  nuestro siguiente destino, los bellos pozos de San Juan o también conocidas como termacolores por los diferentes colores que le dan los líquenes y musgos presentes cerca del agua y en todo el sector.

El recorrido por el sitio toma aproximadamente una hora y se hace por un camino de piedra. Si tienen la fortuna de hablar con el guardabosques (su cabaña queda a la entrada de las termales) este les dará información muy relevante sobre el PNN, la conservación del medio ambiente y la recomendación de no pisar nada fuera del recorrido marcado, pues es un ecosistema frágil, en donde cada planta puede haber demorado años en estar ahí, siendo las protagonistas de ese maravilloso paisaje.

Camino a las termales de San Juan paramos para observar la cascada de Bedón, una imponente caída de agua cerca de la vía. También una represa pequeña de aguas cristalinas que lastimosamente algunos han etiquetado como pozo de los deseos, lo que ha promovido que la gente bote monedas a este bello sitio contaminándolo, razón por la cual algunos animales que aparecían con frecuencia, como la danta, ya no se ven más; una verdadera lástima.

Por la neblina no pudimos ver la laguna de San Rafael, pero dicen que también es un sitio de visita obligatoria.

El frío que hace en todos los lugares visitados es impresionante, así que deben llevar ropa que les permita abrigarse bien, y también ropa de cambio ya que el clima es impredecible y en cualquier momento puede llover. La hidratación y comida adicional también es importante.

Todo el recorrido que les contamos, lo hicimos en un solo día y casi sin bajarnos del bus. Contratamos un plan con Yecko Adventurs desde Popayán por 62.000 COP; pero lo pueden hacer por su cuenta sin problemas, en carro particular (mejor camioneta que automovil, pero los dos no tendrían problema), solo necesitan llegar al resguardo del cual hablamos al principio y contratar los servicio de guía de un indígena.

Esta es la ruta que les presentamos para que conozcan una pequeña parte del PNN Puracé. Si ya han ido pueden compartir su experiencia o fotos en los comentarios. Si piensan viajar a este lugar no duden en dejar sus preguntas, podemos por ejemplo ampliar la información de cómo llegar.

Esperamos que su ruta sea mejor que la nuestra. Hasta una próxima.