Huacachina, oasis en el desierto

Huacachina, laguna que según una leyenda nació de las lagrimas de una mujer que lloró la muerte de su amado, es un hermoso oasis en medio del desierto de Ica en Perú. Un lugar de bellas postales y aventura, sitio turístico que deben conocer.

Para llegar a este cálido destino lo hicimos por nuestra cuenta partiendo desde Lima, sabemos que hay paquetes turísticos que incluyen visitar este sitio así que nuestro viaje les puede servir como referencia para decidir la mejor forma de conocer el oasis. Desde Lima compramos por 36 PEN (1 USD es aproximadamente 3.24 Soles) un tiquete para viajar en bus hasta Ica. Ya nos habían recomendado viajar en Cruz del Sur, y eso hicimos, los buses son cómodos y salen a la hora programada.

El viaje dura aproximadamente cinco horas, durante este verán principalmente la costa y mucha arena, no precisamente playa. La ciudad de Ica queda a pocos kilómetros de Huacachina, así que lo siguiente es llegar hasta el oasis, nosotros lo hicimos en un taxi que nos cobró 10 PEN. El camino es todo pavimentado y se hace entre dunas.

La laguna de Huacachina, de color verde, se encuentra rodeada principalmente por palmas; existe un malecón por el que se puede caminar. El paisaje se completa con algunas casas de las personas que viven de forma permanente en el sector.

En el pueblo habrán personas que les ofrecen el servicio de hacer un recorrido en buggy por las dunas que rodean el oasis, les recomendamos que lo hagan, son 65 PEN bien invertidos ya que podrán ver de lejos la laguna, podrán apreciar lo imponentes que son las dunas y se divertirán subiendo y bajando estas montañas de arena, también podrán deslizarse por la pendientes con la ayuda de una tabla.

Otra recomendación que tenemos es ir cuando el sol ya se esté ocultando, las postales que se pueden llevar en sus recuerdos son hermosas.

Durante este recorrido estarán muy expuestos al sol, así que no olviden llevar el protector solar y agua para hidratarse. Si toman el tour en un buggy van a quedar con arena muy fina hasta los dientes, así que no lleven cosas que se puedan dañar por esto, o tengan la precaución de taparlas bien.

Para que lo tengan en cuenta y no se lleven una sorpresa, es difícil conseguir transporte en Ica si ya es muy tarde. Nosotros casi nos quedamos una noche por no saberlo.

Esta es la ruta que les presentamos para que conozcan el oasis de Huacachina. Si ya conocen el sitio, pueden compartir su experiencia o fotos en los comentarios. Si piensan viajar a este lugar no duden en dejar sus preguntas.

Esperamos que su ruta sea mejor que la nuestra. Hasta una próxima.